viernes, 29 de septiembre de 2017

I
nos podemos quedar así
un ratito más
con la vida pesándonos
en otro cuerpo que no está
que salió
afuera de la cama
y se puso a trabajar y a hacer las compras
y nos miraba y allá lejos
veía el amor
parpadeante amaneciendo
como un volcán que anuncia
un calor inminente
o una tostada desbordada
de mermelada

II
y yo te pregunto si está mal
entrar así de sopetón
y subir a la mesa y ponerme
a recitar poemas mal escritos
y proponerte
que no vayamos a trabajar ni hagamos
trabajo en casa
solamente estar así
medio vestidos por el living
así como cuando te dije
que un poema era como andar en bicicleta
porque se puede hacer
todo lo que uno quiera
pasar por el borde de la calle y la vereda
subir y bajar por las plazas
caminos angostos y cornizas secretas
de edificios abandonados
no sé qué va a ser de nosotros
si doblo rápido y me caigo distraida
y te lleno la casa de barro
sólo sé que podemos querernos mucho
de esa manera
o de cualquier otra

ya llego ya estoy
llegando
ya no queda tiempo
para ordenar de nuevo la historia
si ya es el final
y ellos no respiran
ya no respiran la tierra
tiembla
desesperada
un árbol que parece una mancha
temblando de calor junto a una casa
que se incendia nos arrulla
y nosotros
con la vista perdida quemando
lo único que queda
quemando la voz
frente a un cerco
y miles de animales salvajes agonizan
y escucho esa voz
a la distancia
como una guerra
que no tiene
ya nada más que decirme

viernes, 22 de septiembre de 2017

batán tiene el sol violento en la frente
y una flor que viene de lejos y que sale
como yuyo hermoso en la punta del alma
y se enreda en el cuello hasta dejarte sin aire
como si siempre estuviera contando al oído
una historia que no llega a acabarse
o cerrarse en primavera
la gente saluda como si la casa fuera de todos
y una mujer seguramente lloró
porque se murió su hijo y el mundo
a sus pies sigue funcionando
como una carroza al descubierto
que la lleva y la trae y la revuelca
en el pasto al costado de la ruta
y ella como un perro abandonado
llora y su tristeza es como el ruido
de una bicicleta
que tiene la cadena a punto de romperse

sábado, 16 de septiembre de 2017

no te preocupes
si parece que lo único que hago
es quedarme esperando
no te preocupes
si cuando hablo parece
que repito lo mismo
y lo mismo
desde el primer día
no te preocupes
si soy la foto de mí misma
y vos sos
las manos que sostienen el paisaje
siempre fijo atardeciendo
cayendo como algo que termina
y que no nos lleva
se olvida de llevarnos con él
a casa
se olvida de pasarnos a buscar
y nos quedamos solos
en la escuela
mientras que se apagan de a poco
las luces
y nos acariciamos las cabezas
para limpiar la pesadilla
y despejarnos de memoria y huracán
porque la espera
es un acto de valentía
y siempre hay alguien ahí
y no es en vano
quedarse delante del tsunami
con los ojos cerrados
llenándose de agua
parados de espaldas a la cámara
y nosotros
sí que sabemos
de esas cosas

martes, 5 de septiembre de 2017

momento

cuando sacudo las manos
para sacarme el polvo
salen las calles se atropellan
en el aire y caen al piso
a los gritos
las personas
las mujeres cruzando la calle
embarazadas o con bebés
en cochecito
y vos
pasando en bicicleta
te digo adiós y seguís
de largo y terminás
debajo de la cama
contándole historias de terror
a los pasajeros
de una combi escolar

rosados en fondo negro

espero
con ojos rosados
en fondo negro
como ruta desierta
sin luz parpadeando a lo lejos
una voz y que me hable
lento bajito
una voz y que me espere
a mí
como espera
el mar que llega y está
y se queda o promete
una voz que juegue
con mi voz perdida
en huracán
casa grande
o sótano vacío
mi voz que no sabe decir
mi voz como arena
que se escapa
brillante de sol
entre los dedos
como lágrima o pan calentito
recién hecho o a punto de hacerse
acá cerca
en una esquina
que no está todavía
en el mapa

miércoles, 23 de agosto de 2017

presencia

ella viaja conmigo por el campo
ella que sabe que es otra
no montaña ni sol amaneciendo
sino ella
avanzando hacia mí con el paisaje lento
como si una casita paciente la esperara lejos y despierta
una mañana fría y rosa
y salir a trabajar fuera atravesar una niebla
de gente que se mueve
y en el medio ella que sonríe
crea un foco
escapa
a la multitud gris
como una pluma 
que deja sobrevolando sobre el asfalto
un pájaro que se va