viernes, 16 de febrero de 2018


te vas manejando por la ruta 
más larga del mundo 
lo que más te asusta son los policías
son las cinco de la mañana
el cielo está repleto de estrellas
pero vos
no sabés los nombres de las constelaciones
ni de los árboles
yo me estoy apagando con la cabeza 
contra el vidrio
me vuelvo parte de un paisaje
que nadie reconoce
una estrella en el cielo brilla más fuerte
que las otras
pero no sabemos si es el lucero
o una luz que podemos ver solamente
porque en la oscuridad todo se destaca

lunes, 29 de enero de 2018

en el viaje

en el viaje pisamos la banquina
perdimos el control
vamos a matar algo que está por nacer
algo que está escondido al costado de la ruta
algo que todavía no aparece
podríamos quedarnos tranquilos
como un auto que anda mal y va despacio
rozándonos la piel apenas
sin chocarnos
nos podríamos dejar de comportar
como niños suicidas
a punto de ahogarse en el mar
o de golpearse contra la escollera  
disfrutar las vacaciones
descansar los pies en la orilla 
correr en puntas de pie cuando llega la ola
y no en lo profundo donde nadie nos ve
a medida que nos alejamos pienso
si aguantara la respiración hasta el final
me quedaría de este lado mientras el agua
sube y me llena el cuerpo de a poco
algo que viene de lo oscuro
bordea las cosas
las inaugura y después
de nuevo las enturbia

miércoles, 27 de diciembre de 2017

un poema que me haga compañía mientras vivo sola

voy a escribir un poema
que me acompañe y me ayude a lavar
que me haga el desayuno y lo traiga a la cama
y me lea un cuento antes de dormir
un poema que diga que no hay peligro
que llore conmigo frente a la pantalla
cuando nada pasa
cuando la poesía se detiene
eso: un poema que siga estando conmigo
cuando la poesía se detiene

jueves, 7 de diciembre de 2017

estoy sentada en el medio del bosque
viendo los insectos que pasan
camino incómoda entre la maleza
descalza porque así parezco
más salvaje
suenan tambores
y hay un lago a lo lejos
de pronto
a mi alrededor se van cayendo
de a una las paredes
que simulaban el paisaje
ahora es de noche y estamos
en una cueva a cinco mil metros
sobre el nivel del mar
no tenemos rostro
encendés un fueguito
se escucha de fondo una gotera
la canilla que quedó perdiendo
hay un riesgo de inundación y no quiero
que el poema nos desborde
capaz hay algo que no tengo que contar
capaz hay algo que no tiene
que despertarse todavía

las chicas del correo


me gustan las chicas del correo
tienen tos
están transpiradas
tienen el pelo atado así nomás
no son como las empleadas del banco
ni las secretarias de los médicos
me gusta el correo
único lugar que todavía usa ventiladores
me gusta el mensajero
que trajo un televisor gigante en la moto
de un desconocido para otro desconocido
me gusta la señora con la remera de aruba
que no se compró en aruba
y el nene vestido de hombre araña
que le cuelga de una teta
me gusta el tipo con las botas de cuero hoy que hace 27°
en Mar del Plata nunca se sabe de dónde sale la gente
me gustan los carteles hechos a mano
hace diez años
que siguen estado
pegados con la misma cinta en la misma pared
diciendo lo mismo
como la escenografía
de una obra de teatro de bajo presupuesto
muy exitosa

destierro

saltábamos la reja de la casa de al lado
y la puerta siempre estaba abierta
entrábamos directo hacia el fondo
ahí me rompí la rodilla una vez
con unos alambres oxidados
coleccionábamos caracoles
en un frasco
la hermana mayor en una pieza
tenía miles de pulseras hermosas
a veces me las prestaba y yo
me sentía mayor
pero prefería jugar con el vecino
un día le di un beso en el cachete
al chico que me gustaba
pero melisa la rubia bailarina
siempre se quedaba con los más lindos
mi recuerdo más encendido de rabia:
el día que me saqué la remera
en la pileta con los varones del barrio
y me quedé con el torso desnudo
mi mamá me escondió en la cocina
¿estaba loca?
¿por qué no podía hacer lo mismo
que el resto de mis amigos?

lunes, 27 de noviembre de 2017

fogón

anoche volvimos un poco
borrachas del fogón
te pusiste a hacer un té y dijiste
que tenías que decirme muchas cosas
pero que estabas cansada
el repasador quedó demasiado
cerca de la hornalla prendida
fue un segundo nada más
y ya te habías ido dejaste el perfume
de las tostadas quemadas de la mañana
tu pelo caliente
por el secador y la mochila
abierta sobre la mesa
como en una escena abandonada
a la mitad que inaugura
un desastre inminente
escucho tu voz todavía diciendo
si dejáramos ahora los pies tan cerca
el fuego subiría hasta el borde
de nuestras zapatillas
y llegaría lentamente a abrasarnos
a nosotras también
hasta incendiarnos vivas
todas las personas alrededor
no lo notan no nos quieren
los vecinos del barrio
los niños juegan a hacer mariposas
con las sombras
estamos unidas con la cabeza
una encima de la otra y hasta podemos
sentirnos en una fuerza que llega
desde la tierra húmeda de invierno
el mundo sigue y nosotras
nos desintegramos
más allá está el bosque negro
la ruta nuestra casa las estrellas
nosotras somos esa luz que se desprende
del fuego
y borra los detalles